WHIZZ

Ser fotógrafo no significa poner el ojo y disparar,
ser fotógrafo significa poner el corazón y sentir

SÍGUEME QUE YO TE SIGO

DANIEL
ENAMORADO

Descubrí la fotografía por casualidad. Me refiero a que por casualidad,  una vez, me detuve a leer imágenes.

Empecé como modelo amateur, mientras una amiga que leía ya imágenes desde hacía ya algún tiempo me persuadía para que le posara como modelo. Nunca conseguí ante su cámara expresar lo que sentía, simplemente fingía ser de otra manera.

La gente que me conoce creen que soy una persona abierta, sociable y extrovertida y siempre se sorprenden cuando digo que soy muy tímido. Cómo alguien tan extrovertido puede ser tan tímido. Pues sí, soy muy tímido.

Al adquirir mi primera cámara comencé a hacer autoretratos. Nunca imaginé sentir esa sensación de ser yo, de no fingir frente a la cámara, de expresar con mi cuerpo mis sentimientos más íntimos. Mis fracasos emocionales era la temática por excelencia. Obviamente, la mayoría de esas fotografías no verán la luz. Soy muy tímido.

Tras unos años, y después de cursar el grado superior como técnico de fotografía artística, me centré en las miradas. Fotografías de retrato a personas que me contaran todo a través de su mirada. Tenemos tanto por decir con la boca cerrada.

Hoy en día lo que más me apasiona es la fotografía de moda y lo que más me hace sentir es la fotografía de parejas. A menudo, en mis sesiones de parejas aconsejo a los novios que se olviden de mí, se olviden de la cámara y se paren a sentir. No hay nada mas bello que robarle segundos al sentimiento para dejarlo ahí, sólido, quieto, para siempre.